lunes, 18 de julio de 2016

Últimas lecturas (1ª parte)


O leo mucho o reseño muy poco. El caso es que se me acumulan los libros leídos y no comentados.
Y como son muchos, lo haremos en dos tantas para que no os aburráis. Ahí van los cinco primeros:

Empezamos con una biografía de Audrey Herpburn, escrita por Donald Spoto, que leí para situarme un poco con mi novela, recién acabada, ambientada en el mundo del espectáculo.

¿Qué puedo decir del libro? Bueno, una biografía al uso en un tono casi periodístico. Lo que me sorprendió fue que me dejó una imagen de la actriz como muy estirada y distante, en contra de la idea de la dulce y cercana Audrey de sus últimos años, desviviéndose por los niños del tercer mundo.




Seguimos con Una pasión rusa, de Reyes Monforte. Un libro interesante por lo que tiene de histórico ya que narra la vida del compositor ruso Sergei Prokoviev desde el punto de vista de su esposa, la española Catalina Codina, centrándose, sobre todo, en la etapa que vivieron en la Rusia stalinista donde ambos fueron víctimas de la opresión y la falta de libertades e incluso condenados a reclusión en un gulag siberiano. Lina estuvo encerrada en uno de ellos durante veinte años.







Después leí Un millón de gotas, de Víctor del Árbol. No había leído nada de él antes porque no soy aficionada al género que toca, pero sentía curiosidad. La novela me atrapó al principio, pero de lo que más disfruté fue de la capacidad narrativa del autor, de su estilo. La trama, aunque interesante, la encontré demasiado densa, con muchos saltos temporales e históricos, larga. Al final muere hasta el apuntador, como en las películas del Oeste.
La portada, preciosa, por cierto.






Le llegó el turno a Marafariña, ópera prima de Miriam Beizana. Transcribo el comentario que dejé en Amazon y que me temo no le gustó mucho a la autora, por lo que me estoy planteando no comentar más libros de autores independientes para evitar malos rollos.

"Me parece una novela valiente, escrita con el corazón y con una trama interesante, aunque se extiende en demasiados detalles en cuanto al tema religioso, lo que puede resultar pesado para quien no esté interesado.
A nivel literario se nota que a la autora le falta experiencia y hay errores que  distraen de la lectura, al menos a mí. Le recomendaría que encargara una revisión a un profesional, porque la novela merece la pena."




Y termino esta tanda con Viaje al centro de mis mujeres, de Alicia Domínguez. También en este caso transcribo la opinión que dejé en Amazon para no repetirme:

Esta novela bien podría ser una road movie al estilo de Thelma & Louise. Una huida hacia adelante de dos mujeres en busca de sí mismas con el maravilloso escenario de fondo de Portugal que la autora sabe transmitirnos con todos sus colores, sabores, olores y gentes, que nos dibujará una sonrisa nostálgica en el rostro si conocemos el país, y si no, nos despertará la necesidad de visitarlo cuanto antes.
Alicia Dominguez escribe con frescura, con ternura, con humor. Esta es una novela de sentimientos que invita a la reflexión, que abre una puerta a la esperanza. El mensaje que podemos extraer de ella es que nunca es tarde para encontrar nuestro camino, que a la felicidad hay que perseguirla, hay que ganársela, y solo podremos lograrlo si nos libramos de nuestros miedos, si renunciamos a lo que nos han inculcado para escuchar a nuestro corazón.


Y esto es todo por hoy. Hasta la próxima semana.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails